Publicidad

“Sonido, cámara… web!” El futuro del cine es latino y está en Internet

Conferencia NALIP

La actriz Ruth Livier y Jeff Valdez.

- KMEX

Conferencia NALIP

El ex gobernador de Nuevo México, Bill Richardson y James McNamara, presidente de Pantelion Films. 

- KMEX

Conferencia NALIP

Pepe Serna y un joven actor.

- KMEX

Conferencia NALIP

Asistentes a la Conferencia NALIP 2011 en Los Ángeles.

- KMEX

Reporte de la Conferencia NALIP 2011

 

LOS ÁNGELES, California - Así de claro quedó en la conferencia de NALIP 2011, que cada año agrupa a una creciente tribu artística de cineastas latinos procedentes de todas partes para aprender, compartir, y promover las ganas de filmar encerrados en un hotel de lujo. 

Volvió a pronosticarse un gran futuro para los films hispanos. Y esta vez la promesa sonó a estrategia de conquista del territorio del wild wild west cinematográfico y televisivo que nos pertenece. ¿La razón? Porque así lo pide el mercado.

El último censo indicó que ya somos más de 50 millones de latinos en los Estados Unidos (más que españoles en España), con un billón de dólares anuales en nuestro bolsillo colectivo para gastos. 

Además, como diría la princesa Leia en Star Wars, prácticamente somos “la última esperanza” de Hollywood, puesto que nos gusta más que a nadie ir físicamente a las salas de cine y gastarnos más de mil millones de dólares anuales en consumir programación. De hecho, uno de cada cuatro boletos de cine lo compra un latino.

Literalmente tenemos el poder de sentenciar si una película triunfará o fracasará en el crucial fin de semana de su estreno o opening weekend.

Si esto es así ¿Por qué no hay más actores latinos en los comerciales de televisión en inglés? ¿Por qué casi siempre nos contratan para actuar de pandilleros, amas de casa o inmigrantes ilegales? No hay latinos en cine o televisión liderando escuadrones del FBI, liberándonos de la próxima invasión de alienígenas, o encabezando unidades de doctores en un hospital. No es coincidencia. 

“Normalmente estoy matando o me acaban matando porque soy Latino,” dice el veterano actor Pepe Serna. Los papeles que nos dan son importantes porque el cine es la máquina cultural más poderosa que existe y los estereotipos afectan la percepción real que se tiene de nuestra comunidad. Serna lo sabe bien ya que ha aparecido en más de 100 películas, casi siempre de malo. ¿Cómo olvidar la escena en la que le cortan un brazo en la ducha con una sierra mecánica en Scarface? Eso lo dice todo. 

La industria se está enterando ahora “pero nosotros ya estábamos aquí,” proclama uno de los líderes simbólicos de Nalip, el productor Moctesuma Esparza (Selena). “En los años cincuenta ser llamado mexicano era un insulto. Todavía queda algo de eso hoy,” afirma el cabeza del estudio independiente Maya Entertainment.

Pero al final “el mercado reaccionará a la fuerza de la demografía,” pronostica James McNamara, uno de los principales expertos del mercado latino y presidente de Pantelion Films, la empresa formada por el estudio independiente Lionsgate y el gigante mexicano Televisa. 
Wild wild web

La tierra de las oportunidades es Internet. Liderando la caravana de los contenidos digitales se encuentra gente valiente como Ruth Livier, la primera persona en ser aceptada por el Writers Guild of America por un proyecto de Internet.

Livier, una actriz mexicana perfectamente bilingüe, estaba cansada de interpretar siempre los mismos papeles. “El mundo estaba cambiando y yo no quise sentarme a esperar a ver qué pasaba,” explica. Así que un día del 2008, como un volcán en erupción, surgió la serie Ylse.

Premiada con el Imagen Award al mejor programa de Internet, Ylse cuenta las peripecias de una presentadora de televisión latina que sueña con ser la próxima Oprah. Con una calidad visual y de actuación comparables a las de los networks, todos los actores de la serie pertenecen al sindicato profesional Screen Actors Guild (SAG). 

“Vi internet como una maravillosa plataforma donde la libertad creativa era la ley imperante,” afirma Livier. Así que de su propio bolsillo pagó la filmación de dos temporadas completas y ahora la serie está siendo considerada para televisión. 

Pero hubo otra razón que la empujó a decir basta: su frustración como televidente. “Quería ver una serie que mostrara a jóvenes originales, en un entorno moderno y enfrentándose a temas importantes como el miedo a no lograr el sueño americano, a la vez que intentamos sobrellevar nuestra típica crisis de doble identidad como latinos. Quería ver si lo podía escribir. Así que lo hice.”

Su experiencia como actriz le fue muy bien, incluyendo un papel protagonista en la serie de Showtime Resurrection Blvd y apariciones en series como Beverly Hills 90210, donde no hay demasiados actores latinos que digamos. Para lanzar el proyecto también fue crucial la colaboración de sus amigos actores, entre ellos Judy Reyes (Scrubs). El actor Eugenio Derbez (La Misma Luna) está ahora interesado en entrar en la serie como director y Peter Murrieta (Wizards of Waverly Place) desea incorporarse como productor.

Lo que no se esperaba esta joven actriz es que su sueño desatara un tsunami creativo.

Siguiendo el ejemplo de Ylse están apareciendo otras series de gran calidad en Internet como Los Americans, protagonizada por los conocidos actores Esai Morales y Lupe Ontiveros, y dirigida por Dennis Leoni. La serie, presentada en el Public Internet Channel (www.pic.tv), aborda temas tan importantes como el alcoholismo en la tercera edad. Estas series son como una ola que avanza imparable, fertilizando el amplio desierto de contenidos que es Internet. A la primera ola, que irremediablemente tenía que ser impulsada por talentos creativos, le sigue bien de cerca una segunda ola: la de la ley. 

Alzándose entre el público Kimberly Myers aportó algo de contexto a esta realidad. Según la responsable de diversidad del WGA, la huelga de escritores de Hollywood del 2008 tuvo como objetivo sentar precedente y decirle a los grandes estudios que los artistas deben ser compensados justamente por sus trabajos en Internet, tal y como lo son por sus proyectos en televisión y cine. El siguiente paso es ahora asegurar salarios justos.

Todo el mundo está intentando todavía averiguar cómo ganar dinero en Internet. Mientras tanto la red es el mejor laboratorio para experimentos creativos y de negocio. Aquí es donde la revolución de los contenidos se está escribiendo. Y filmando.

Publicidad

Publicidad