Publicidad

Concejo de Los Angeles aprobo limitar el numero de dispensarios

marihuana dispensarios

- Getty Images

Regulaciones más estrictas

LOS ÁNGELES, California – El Concejo de Los Ángeles acordó el martes limitar a 70 el número de dispensarios de marihuana medicinal en la ciudad, pero es posible que docenas de otros establecimiento que ya están operando en la ciudad puedan permanecer abierto por ahora – siempre y cuando se adhieran a las nuevas restricciones.

La ciudad permitirá que 137 dispensarios que abrieron antes de la moratoria de hace dos años sigan operando, pero el Concejo quiere que eventualmente el número se reduzca a 70.

Sin embargo, esos dispensarios tendrán que adherirse a una serie de condiciones – algunas de ellas aún en debate.

Pero con la nueva decisión del Concejo, cientos de dispensarios serán cerrados. Los oficiales de la ciudad estimaron que hay entre 800 y mil dispensarios operando en Los Ángeles. La mayoría de ellos tomaron ventaja de una laguna legal durante el tiempo que estuvo vigente la moratoria a nuevos dispensarios.

La Fiscalía de la Ciudad presentó al Concejo una propuesta de ordenanza para restringir las operaciones.

La propuesta, que está siendo debatida en una junta maratónica del concejo, sólo le permitiría a colectivas – grupos de cuatro o más miembros cualificados, sus cuidadores primordiales y miembros con identificación – cultiva marihuana medicinal. Las colectivas tendrán que estar distribuidas geográficamente entre las 21 divisiones del Departamento de Policía.

Cada división policial tendría en su jurisdicción a sólo una colectiva por cada 57 mil residentes.

La ordenanza propuesta también requiere que las colectivas se encuentren a al menos 500 pies de distancia de cualquier escuela, parque público, institución religiosa, guardería con licencia, hospital o centro de rehabilitación, y al menos mil pies de otra colectiva. Las colectivas tampoco podrían estar a lado de un edificio residencial.

Para adherirse a la Ley de Uso Compasivo de 1996 y a la Ley del Programa de Marihuana de 2003, que prohibía la venta de marihuana médica, la ordenanza propuesta permite “contribuciones en efectivo y en especie, reembolsos y compensación razonable por parte de los miembros hacia los gastos actuales para el crecimiento, cultivo y provisión de marihuana médica… en estricto cumplimiento con la ley estatal”.

La compensación razonable se define como “compensación conmensurada con los salarios pagados a empleados de organizaciones sin fines de lucro licenciadas por la Oficina de Recaudación de Interna (IRS) que tienen descripciones laborales y responsabilidades similares”.

Dispensarios serían auditados
Para asegurar que las colectivas no estén operando con fines de lucro, un contador público certificado tendría que auditar a las colectivas cada años y presentar sus resultados al contralor de la ciudad. Inspectores de la oficina de Edificios y Seguridad, así como agentes de la Policía, tendrían que examinar los establecimientos.

Sin embargo, las autoridades no podrían ver los registros de los pacientes sin una orden judicial o permiso de cateo de una corte.

La ordenanza también requeriría que las colectivas abrieran entre las 10:00 a.m. y las 8:00 p.m. y que hicieran cumplir estrictas medidas de seguridad como barras en las ventanas, cámaras de circuito cerrado, alarmas y guardias de seguridad en las inmediaciones.

Como una precaución adicional, las colectivas no podrían almacenar más de $200 durante la noche y tendrían que realizar depósitos bancarios dos veces al día.

La ordenanza propuesta le prohibiría a las colectivas tener más de 5 libras de marihuana seca o más de 100 plantas de cualquier tamaño en sus instalaciones.

Los pacientes calificados no podrían ser miembros de más de una colectiva, y ninguna persona podría administrar más de una colectiva en la ciudad.

Publicidad

Publicidad