Publicidad

Sharon Day: Son los demócratas los que han defraudado a las mujeres

Mujer frente a escritorio

Según una encuesta de CBS News/New York Times, el índice de aprobación de Barack Obama entre las mujeres ha bajado a 12 puntos.

- Photodisc

 

¿Cuan desesperados están los demócratas? Lo suficientemente desesperados como para recurrir a palabras vacías e hipócritas para ganar el voto de las mujeres.

Después de tres años de políticas demócratas, la mayoría de los estadounidenses dice que el país se está moviendo en la “dirección equivocada”.  Los demócratas saben que tienen problemas, y quieren una distracción –cualquier cosa para distraer a la gente de su récord de fracasos y promesas rotas.

Entonces han recurrido a una narrativa descabellada –la “Guerra contra las Mujeres” – y luego han declarado que “están del lado de las mujeres” en esta “guerra” artificial.

Pero mientras  los demócratas dicen que están del lado de las mujeres, las mujeres dicen que ya no pueden aguantar la agenda de los demócratas.  Según una encuesta de CBS News/New York Times la semana pasada, el índice de aprobación de Barack Obama entre las mujeres ha bajado a 12 puntos solamente en el último mes.

Simplemente, su retórica no está funcionando.  Las mujeres están preocupadas por los tiempos difíciles que enfrentan nuestras familias y la dirección que está tomando el país –no la última treta política de la presidenta de la DNC Debbie Wasserman Schultz.

Madres como yo se preocupan por el futuro de nuestros hijos.  Por primera vez en mi vida, la mayoría de los estadounidenses cree que sus hijos estarán peor de lo que estuvieron ellos.  Vemos una deuda nacional que crece sin cesar y nos estremece pensar en la carga que tendrá que acarrear la próxima generación.

 

Esta nueva generación ya está sintiendo el peso de la deuda estudiantil y el costo de la universidad, que ha alcanzado un nivel récord. Desde que Obama asumió la presidencia, las cuotas universitarias han aumentado un 25 por ciento. El Presidente ha pronunciado numerosos discursos sobre el tema, pero sus planes para reducir costos han sido criticados por expertos en educación, y sus reformas a los préstamos le permitirían ahorrar al estudiante promedio menos de $10 al mes.

Esposas como yo se preguntan cómo van a mantener en orden las finanzas de sus familias.  En la economía de Obama, los salarios se están achicando.  Pero las cuentas de salud y del supermercado están creciendo.  Millones de familias enfrentan hipotecas impagables y la amenaza de perder sus viviendas, a pesar de las promesas de Obama de salvarnos de la crisis del mercado inmobiliario.

El precio de la gasolina le suma estrés al presupuesto familiar. El precio del galón de gasolina ha subido más del doble desde que Obama asumió la presidencia.  Como candidato prometió una política energética integral, pero como presidente ha bloqueado proyectos como el oleoducto Keystone y ha malgastado dinero de los contribuyentes en compañías fracasadas como Solyndra.  Obama dice que no hay una “solución mágica” para bajar el precio de la energía, pero si él hubiera usado los últimos tres años para buscar fuentes de energía dentro del país, hoy no estaríamos tan mal.

Mujeres de negocios como yo desearíamos que Obama dejara de atacar a los creadores de trabajos. Estamos sobrecargados con regulaciones, abrumados con mandatos, y preocupados por la amenaza de impuestos más altos.  Si no fuera por Obamacare y el régimen regulatorio de los demócratas, las pequeñas empresas podrían emplear a más trabajadores –y aumentar la producción económica.

Por 37 meses seguidos, el desempleo en Estados Unidos ha estado por encima del 8 por ciento. 12.8 millones de estadounidenses están sin trabajo, y millones no pueden conseguir trabajo suficiente para responder a sus necesidades.  Las políticas económicas equivocadas de Obama han creado un mercado laboral inhospitalario.

Bajo la presidencia de Obama, las mujeres no están mejor porque Estados Unidos no está mejor.  Los gastos del gobierno son insostenibles. Las condiciones económicas son inaceptables. Las crisis futuras son inimaginables.

La promesa de los demócratas de “estar del lado de las mujeres” es un slogan tan vacío como el de “esperanza y cambio”.  Lo que es peor aún, es hipócrita: mientras atacan a los republicanos, adoptan celebridades como Bill Maher, cuya misoginia es la base de su show político.  Un SuperPAC pro-Obama, dirigido por un ex oficial de la Casa Blanca, recibió con agrado un cheque de un millón de dólares de Maher, y Debbie Wasserman Schultz ha aparecido muy contenta en su show.

Las mujeres saben que necesitamos una nueva dirección. Necesitamos líderes que pongan la oportunidad económica delante del oportunismo político. Necesitamos un presidente que deje de hipotecar el futuro de nuestros hijos e implemente una agenda de crecimiento.

Los republicanos defienden las soluciones que los estadounidenses han estado exigiendo en los últimos tres años: energía nacional, mercados libres, bajos impuestos, menos intrusión del gobierno, y mayor libertad personal.  Con prioridades como éstas, los republicanos están luchando por los intereses de las mujeres, y un presidente republicano realmente estará “del lado de las mujeres”.

Después de todo, como mujer y como republicana, yo debería saber.

###

 

Sharon Day es co-presidente del Comité Republicano Nacional.

 

Publicidad

Publicidad