¿Ayuda el desayuno a mejorar estándares académicos? LAUSD prueba nuevo programa

Desayunos nutritivos en clase para mejorar estándares educativos en LAUSD

Desayunos nutritivos en clases de LAUSD

Breakfast in LAUSD classes improve standards

Tal como indica el nombre del programa, los estudiantes están comenzando sus mañanas ...

Students in LA are beginning their day with the most important meal of the day in class...

Temp. Season 2012 | 11/26/12 | 01:34  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Tal como indica el nombre del programa, los estudiantes están comenzando sus mañanas en clase con la comida más importante del día: el desayuno.
11/26/12 | 01:34 Disponible hasta 11/26/12
Univision

Versión en español

 

LOS ÁNGELES, California - Es antes de las 7 a.m. y las mujeres de la cafetería de la Primaria de Euclid Avenue trabajan rápidamente abriendo cajas llenas de galletas, cereales, peras, manzanas y cartones de leche.

Vestidas con mandiles blancos y redes para el cabello, ellas toman los alimentos y los colocan cuidadosamente en hieleras rojas con ruedas pequeñas. Mientras colocan la comida miran una lista de nombres de los estudiantes para asegurar que cada clase recibe suficientes desayunos. Estas hieleras son recogidas por estudiantes voluntarios que entregan la comida a las clases.

"Comenzamos preparando todo alrededor de las 6 a.m. porque los niños empiezan a tocar la puerta para recoger su desayuno y llevar a clase a las 8 a.m.", dijo Rosalba Pérez, directora de servicios de alimentos en la Primaria Euclid en Boyle Heights.

Euclid es una de 147 escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) donde se implementó el nuevo programa Desayuno en la Clase (DEC) este año. Para finales de noviembre se proyecta que 161 escuelas más participarán del programa y 279 más en marzo de 2013.

Tal como indica el nombre del programa, los estudiantes están comenzando sus mañanas en clase con la comida más importante del día: el desayuno. La nueva iniciativa es parte de un amplio esfuerzo nacional para combatir el aumento de la obesidad infantil, un tema preocupante en las escuelas de LA, donde más de la mitad de alumnos son obesos, de acuerdo a un nuevo estudio. A principios del año pasado la administración de Obama aprobó nuevas directrices de nutrición escolar de alimentos en respuesta a la ley federal Health Hungry-Free Kids Act del 2010, la cual entró en vigor este año escolar.

Los estándares de nutrición -- los cuales fueron desarrollados por expertos del Instituto de Medicina de los Estados Unidos y el Departamento de Agricultura -- incluyen aumento de opciones alimenticias, la prohibición de grasas trans no saludables, uso de leche baja en grasa (1%) o desgrasada, directrices y límites de tamaño de las porciones de calorías basado en la edad de los niños atendidos, énfasis en los productos de granos enteros y la reducción de los niveles de sodio.

 

Merendando en las aulas

A diferencia del modelo anterior de comida, donde se servían los desayunos en la cafetería antes de clase a los que calificaban para comidas escolares subsidiadas por el gobierno, ahora a todos los niños que califican se les sirve el desayuno en las aulas de clase.

No obstante, adaptarse a la nueva comida saludable no ha sido fácil para muchos estudiantes. El pastel favorito de café azucarado ya no se sirve y muchos estudiantes siguen pidiéndolo. Ahora se ha sustituido por rosca de pan integral, cereal similar a Cheerios, llamado Toasty 'Os,' panqués de camote, burritos y más. En general, la reacción de los estudiantes a las nuevas opciones de alimentos ha sido positiva en Euclid y en las escuelas LAUSD.

"Me gusta el desayuno porque la leche nos hace fuerte", dijo Nathaly Olmos de siete años. "Mi favorito es el burrito".

En una encuesta realizada por The California Endowment donde estudiantes de California fueron preguntados sobre lo que pensaban acerca de los estándares nacionales de nutrición escolar, el 82 por ciento de los estudiantes dijo apoyar los cambios y el 50 por ciento admitió que la comida que se sirve está mejorando. El 15 por ciento dijo que las comidas están empeorando.

Es inevitable que algunos platillos gusten más que otros a los niños, pero el distrito escolar está determinado en averiguar cuáles son sus favoritos. Por eso, LAUSD se está asegurando que las escuelas estén midiendo la efectividad de los cambios. Cada mañana, cuando la comida se entrega a las clases, los maestros reciben una lista con nombres de cada estudiante en su clase y tienen que marcar una casilla para indicar si el estudiante comió o no.

"El maestro, un estudiante voluntario, ayudante de maestro o padre voluntario se asegura de llenar esta forma para indicar si el estudiante se esta comiendo su comida", dijo Pérez. "Nosotras entramos la información en el sistema en nuestras computadoras".

 

Padres Involucrados

Aunque el distrito escolar tiene cierta dificultad involucrando a los padres de familia -- sobre todo en comunidades de bajos ingresos donde la mayoría de los padres no hablan inglés -- en Euclid la participación de padres ha sido una prioridad. La escuela tiene un centro de padres y representantes de la comunidad donde coordinan talleres para ayudar a enseñar a los padres a adoptar una cultura de alimentación saludable en casa.

"Cuando empezamos el desayuno en la clase tuvimos una reunión para hablar con los padres y explicarles lo que necesitamos de ellos y para que nos ayudaran", dijo Maryhelen Torres, directora de Euclid. "Hemos tenido una enorme cantidad de padres que vinieron a ayudarnos".

La filosofía es que si los niños comen más saludable en casa, habrá más posibilidades de que coman algunas de las nuevas opciones sirviéndose en las escuelas. A pesar de que en Euclid parece que la participación de los padres va bien, en otras escuelas la historia es distinta: sólo el 36 por ciento de los padres dijeron que sabían de los cambios al menú, según el reporte del 2012 de The California Endowment.

"La directora siempre manda un boletín a cada casa de los niños para que los padres sepan de lo que esta pasando en la escuela”, dijo Julia Guzmán, madre voluntaria. “Muchos padres no saben o tal vez dicen que no saben, pero porque ellos no se dan el tiempo para leer el boletín o para venir a preguntar de los cambios que hay".

Guzmán has sido voluntaria en Euclid por tres años. Ella tiene cuatro hijos y dice que ha sido muy importante para ella involucrarse en la educación de sus hijos porque si no las decisiones en las escuelas se realizarán sin la participación de los estudiantes y padres.

Ella, junto con otros padres voluntarios, apoya las mejoras nutricionales en todo el distrito y está de acuerdo con que el desayuno es vital para el desarrollo y aprendizaje.

"El desayuno es muy importante", dijo Piedad Barrios, una madre voluntaria que tiene dos hijos en Euclid. "Se dice que el desayuno es el primero que debe de estar para que un niño este activo y el cerebro este al 100 porciento”.

 

Una cuestión de salud y educación

Para muchos de los estudiantes de LAUSD que provienen de familias de bajos ingresos las comidas que se les da en las escuelas es a veces la única comida que comen todo el día o por lo menos por un tiempo, hasta que lleguen a casa.

En el pasado, para comer la comida gratis en las escuelas los estudiantes tenían que calificar para participar en programa subsidiado por el gobierno basado en los ingresos familiares. Ahora las escuelas han puesto en marcha programas gratuitos de nutrición infantil que permiten a todos los estudiantes comer en la escuela sin costo alguno.

"Aquí en nuestra escuela tenemos 100 por ciento programas de almuerzo gratis", dijo la directora Torres. "Antes de que comenzó DEC de nuestros 1,000 niños que teníamos aproximadamente 350 estudiantes desayunaban, ahora tenemos más de 800 estudiantes que desayunan".

Estudios han demostrado que no comer una comida bien balanceada tiene un efecto en el rendimiento académico, las tasas de deserción escolar, la asistencia y los ingresos de las escuela, según un informe de 2011 por El Proyecto Investigación de Estudiantes Saludables en California.

"Los cuerpos sanos y mentes sanas trabajan mano-a-mano", dijo Trish Vance, directora de nutrición de World Fit For Kids, un programa enfocado en combatir la obesidad infantil. "En LAUSD creo que es alrededor del 50 por ciento de la comida que los niños comen está servida en las escuelas, y si ese es el caso, es imperativo que las comidas sean nutritivas y no calorías vacías con mucha azúcar y sodio".

Todavía es demasiado pronto para que la mayoría de las escuelas de LAUSD sepan si los programas del nuevo desayuno y el almuerzo han tenido un impacto al rendimiento escolar, pero algunos maestros de Euclid dicen que ya han notado señales positivas.

"Hay menos niños que llegan tarde”, dijo Sandra Domínguez, maestra de segundo grado en Euclid. “Están mas enfocados y están un poco más despiertos y listos para empezar el día".

Si bien estos cambios han tenido relativo éxito, hay varios desafíos para cumplir las metas del programa,  como el desarrollo de un “mercado negro” de comida chatarra en las escuelas, la gran cantidad de comida que se desperdicia echándose en la basura o incluso no tener el personal adecuado para limpiar después de que los niños coman debido a los recortes. Pero todos ellos sin solo síntomas de problemas mayores.

 

 

 

 

 

Texto y video por Anabell Romero

(Este reportaje es parte de una beca de New America Media sobre la nutrición en las escuelas de LAUSD, con el apoyo de The California Endowment).