Angelinos entregaron más de 2 mil armas

Angelinos entregaron más de 2 mil armas

Angelinos entregaron más de 2 mil armas

Angelinos turned in 2,000 weapons

Dos bazucas, decenas de rifles AK-47 y AR-15, y ametralladoras son parte del arsenal qu...

Two bazookas and dozens of assault rifles were turned in this wednesday to LAPD.

Temp. Season 2012 | 12/28/12 | 01:03  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Dos bazucas, decenas de rifles AK-47 y AR-15, y ametralladoras son parte del arsenal que este miércoles los angelinos entregaron voluntariamente a la policía.
12/28/12 | 01:03 Disponible hasta 12/28/12
Univision

 

LOS ÁNGELES, California - Las más de 2,000 armas de fuego que residentes de Los Ángeles entregaron a la Policía el miércoles, envían el mensaje de que la ciudad quiere evitar más tragedias, como la registrada hace unos días en una escuela de Connecticut, recalcó hoy la plana mayor de la seguridad pública de esta región.

Procuradores, jefes policíacos y funcionarios electos del condado Los Ángeles se unieron para hablar en contra de las armas ilegales, el contrabando de rifles de asalto hacia California, los resquicios que limitan el trabajo de las agencias del orden y los disparos al aire durante los festejos del Año Nuevo.

Y lo hicieron frente a dos bazucas, decenas de rifles AK-47 y AR-15, y ametralladoras, que son parte del arsenal que este miércoles los angelinos entregaron voluntariamente a la Policía a cambio de tarjetas de regalo. En total, se colectaron 2,037 armas de fuego, la tercera cifra más alta registrada desde 2009.

"Valoramos a los niños por encima de las armas", dijo Charles Beck, jefe de la Policía angelina, en relación a las 901 pistolas, 698 rifles y 75 armas de asalto que la corporación recibió en siete horas.

"Fue una clara demostración de que en Los Ángeles la gente quiere un cambio", agregó Beck. "Quiere un lugar donde las primarias sean lugares seguros de aprendizaje, no lugares de muerte. Eso sólo pasará si cambiamos la cultura armamentista en nuestro país", continuó.

Con el arsenal obtenido esta semana, la Policía angelina suma casi 10,000 armas destruidas desde 2009. El último intercambio se realizó a raíz de la matanza de 27 personas -la mayoría niños- en Connecticut el pasado 14 de diciembre y el posterior asesinato de dos bomberos en Nueva York.

"La gente que participó sintió la necesidad de tener las armas fuera de sus casas y nuestras calles", señaló el alcalde Antonio Villaraigosa, quien indicó que incluso 166 personas las entregaron sin recibir una tarjeta de regalo.

"Tuvieron la oportunidad de tomar el asunto en sus propias manos, de prevenir el siguiente tiroteo trágico, asesinato innecesario y desate del caos", expresó.

El supervisor del condado Mark Ridley-Thomas comentó que esta actividad, que inició hace siete años en Compton, considerada la ciudad más peligrosa del país, debe continuar para salvar vidas. "Esto no es un asunto de transacción, es un asunto de transformación. Todavía creemos en la filosofía de la no violencia. Tomamos una postura fuerte respecto a sólo armar a los agentes del orden", dijo.

Lee Baca, jefe del Departamento del Sheriff del condado (LASD), recalcó que las lagunas legales han permitido que personas sin un historial criminal adquieran armamento para los delincuentes.

"Hemos encontrado que personas compran armas en otros estados y las traen al condado de Los Ángeles y a California", dijo empuñando un rifle AR-15, cuya portación es ilegal aquí. "Y no podemos hacer nada al respecto hasta que estas armas son decomisadas después de cometer crímenes", dijo.

Villaraigosa insistió en que también hace falta una norma que exija investigar los antecedentes penales y la salud mental de los compradores, incluso en las transacciones privadas.

Con la cercanía de la celebración del Año Nuevo, las autoridades pidieron a los residentes no hacer disparos al aire, una práctica ilegal que se castiga con tres años en prisión, una multa de 10,000 dólares, perder el derecho a portar armas y recibir una falta en la ley de "Tres Delitos y Fuera".

"No sean imprudentes, disparar un arma al aire puede matar o herir a alguien", indicó la procuradora del condado, Jackie Lacey. "Hay muchas alternativas para celebrar", agregó.

Miles de carteles con la frase "No dispare" han sido distribuidos en el área de Los Ángeles para informar sobre los peligros de disparar al aire en esta temporada. Además, las agencias del orden utilizarán un dispositivo que detecta el lugar exacto desde donde se realizó una detonación.

"Sólo resultará en hacerte daño a ti o tu familia", dijo el procurador municipal Carmen Trutanich, acerca de las consecuencias que puede acarrear esta práctica.

El jefe Beck lanzó un mensaje más directo a los que pretenden festejar de esta manera: "Pasen la víspera del Año Nuevo con sus familias y amigos, no en mis cárceles o en las de Lee Baca".