Autoridades ignoraron abusos a niño asesinado en Palmdale

Abuelo pensó en secuestrarlo para salvarlo

Abuelo pensó en secuestrarlo para salvarlo

Grandfather thought of kidnap to save child

El abuelo de Gabriel, el niño de Palmdale que murió por presunto abuso del novio de s...

He said he considered kidnapping Gabriel for the lack of action from authorities.

Temp. Season 2012 | 05/31/13 | 03:05  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Toma de Posesión Obama's inauguration

Abuelo pensó en secuestrarlo para salvarlo

Grandfather thought of kidnap to save child

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
El abuelo de Gabriel, el niño de Palmdale que murió por presunto abuso del novio de su madre, dijo que quiso secuestrarlo ante la falta de acción de las autoridades.
05/31/13 | 03:05 Disponible hasta 05/31/13
Univision

 

LOS ÁNGELES, California - Gabriel Hernández, un niño de 8 años que murió la semana pasada tras ser golpeado brutalmente, no fue sacado de la casa en la ciudad de Palmdale donde fue víctima de abusos por parte del novio de su madre, a pesar de que trabajadores sociales del Condado de Los Ángeles investigaron seis veces el caso.

Además de la fractura en el cráneo, falta de algunos dientes y tres costillas quebradas, Gabrielito tenía balines de una pistola de aire en uno de sus pulmones y en uno de sus testículos.

“Van a venir los policías y te van a arrestar a ti y a tu novio, y todo lo que han hecho, ellos van a ser testigos”, fue lo último que el abuelo del niño le dijo a su hija Pearl Fernández, la madre de Gabriel. "Lo que le han hecho, se ve”.

El diario Los Angeles Times reporta que los documentos del Condado muestran que los trabajadores sociales ignoraron numerosas señales de indicios de violencia en la casa donde vivía el niño. Cuando fue hecha la primera denuncia, le tomó 20 días a la trabajadora social para contactarse con la familia.

Al parecer, el pequeño Gabriel Hernández había escrito una nota que decía que estaba pensando en el suicidio. Su maestro dijo a las autoridades que a menudo el niño aparecía en la escuela con moretones, aparentemente maltratado.

Los documentos del Condado obtenidos por el periódico muestran que el novio de la madre había dicho que le pegó al niño varias veces por mentir y ser sucio.


Vea a continuación las explicaciones del jefe del Departamento de Servicios Infantiles:



Caso divide a Palmdale


Dos vecinas de Gabriel, que pidieron no ser identificadas, dijeron que están siendo víctimas de persecución y hasta amenazas de muerte por parte de miembros de la comunidad quienes les gritan que son cómplices por no haber detenido el abuso del menor.

Gabriel falleció el pasado viernes 24 de mayo. El reporte preliminar del forense indica que el menor tenía fracturas en la cabeza, moretones en todo el cuerpo, costillas quebradas y señales de quemaduras de cigarrillos en la piel.

Las vecinas describieron cómo miembros de la comunidad llegaron a sus apartamentos con bates de béisbol a golpearlas. Ellas se escondieron y abandonaron sus viviendas para evitar otras confrontaciones con las personas que a cada rato pasan por el altar ubicado en la entrada del pasaje del complejo de apartamentos.

"Hasta en el [supermercado] Vallarta me dicen cosas y me ven mal... a mis hijos le preguntan en la escuela que por qué no hicimos nada", dijo la mujer.

Según las vecinas la madre de Gabriel, Pearl Fernández, se mudó al al apartamento en la Avenida Q en Palmadale en noviembre del año pasado con sus tres hijos —además del occiso, de 8 años, un niño de 10 y una niña de 12-— y Aguirre.

Al poco tiempo los vecinos comenzaron a notar un comportamiento extraño por parte del menor. Gabriel nunca hablaba en público, temblaba cada vez que Aguirre o su madre lo llamaban, pasaban semanas sin verlo y cuando lo veían el niño no levantaba la vista.

La vecina dijo que en marzo agentes del Departamento del Sheriff llegaron a la vivienda.

"Como dejaron a los niños ahí yo pensé que tal vez me estaba imaginando cosas, ¿yo qué iba a saber? Si ni la policía hizo nada, ¿yo qué podía hacer? Yo no sabía que el niño estaba siendo abusado, yo tenía sospechas por los moretes y quemaduras en los brazos y en la cara, pero si vino la policía y no hizo nada, ¿yo qué podía hacer?", se preguntó. Ella agregó que jamás escuchó gritos o maltratos en el apartamento y que no tenía idea que al niño lo amarraban.

Después de la visita del Sheriff, Perla la amenazó y le dijo que en su casa tenía pistolas. "Ella creía que yo había llamado a la policía y por eso me amenazó".

En la página de Facebook Gabriel's Justice, dedicada a pedir justicia por el asesinato de Gabriel, la prima del menor Emily Fernández, y su amiga Amanda Nevarez, hicieron un llamado a la comunidad para que no se ensañen en contra de otras personas.

"Los culpables de la muerte de Gabriel son su madre y el novio. Ellos son los monstruos, ellos son quienes tienen que pagar por tan horrible crimen", declaró la prima del menor.

Amanda y Emily están organizando diferentes eventos para recaudar fondos y para exigirle a las autoridades que hagan justicia.

"No podemos permitir que esos mounstros salgan en libertad. Queremos presionar para que se haga justicia", acotó Amanda.

La madre del menor y Aguirre están acusados de asesinato y se encuentran detenidos sin derecho a fianza. Los otros dos menores están bajo la custodia del Departamento de Servicios Infantiles.



 

(Con información de The Associated Press)