Publicidad

Arquidiócesis de Los Angeles destituyó a sacerdote por abuso sexual

Arquidiócesis de Los Angeles

El cardenal Roger M. Mahony aceptó la renuncia de dos sacerdotes tras alegaciones de abuso sexual a menores.

- Getty Images

Renunciaron dos sacerdotes

LOS ANGELES, California - Un sacerdote católico fue destituido en California luego de admitir que tuvo relaciones sexuales con una adolescente hace más de 40 años.  Dicho despido también resultó en la renuncia del monseñor Michael Meyers, cuyo cargo era monitorear los antecedentes de los funcionarios clericales.

La Arquidiócesis de Los Angeles anunció el viernes que fue retirado de toda actividad sacerdotal el reverendo Martin P. O'Loghlen, quien oficiaba en la iglesia del Santo Nombre de María en San Dimas.

Según los portavoces de la arquidiócesis, el despido de O’Loghlen fue ocasionado por alegaciones de abuso sexual a una adolescente en la década de 1960.  O’Loghlen, de 74 años de edad,  aceptó que sostuvo una larga relación sexual con la joven, que en ese entonces era una estudiante de secundaria.

La arquidiócesis dijo que no había recibido queja alguna sobre O'Loghlen durante los dos años que estuvo asignado a la iglesia de San Dimas.

En el anuncio del viernes, las autoridades eclesiásticas dijeron que nunca consultaron a cabalidad los archivos en los que O'Loghlen reconocía su conducta sexual indebida.

A raíz de la resignación de O’Loghlen, el cardenal Roger M. Mahony también aceptó la renuncia del vicario clerical de la arquidiócesis, monseñor Michael Meyers.

El portavoz de la arquidiócesis, Tod Tamberg, dijo al periódico Los Angeles Times, que Meyers estaba a cargo de los procedimientos que tenían como propósito garantizar que no hubiera abusadores sexuales con cargos pastorales. Meyers mantenía su cargo desde el 2009.

En el 2007, la arquidiócesis de Los Angeles aceptó recompensar con 660 millones de dólares a 508 personas que denunciaron haber sido víctimas de violaciones por parte de sacerdotes.

La indemnización constituyó el arreglo más cuantioso en un escándalo que involucró a unos cinco mil sacerdotes a nivel nacional y que costó a la Iglesia más de dos millones de dólares para resolver los casos fincados en Estados Unidos.

Publicidad

Publicidad