'La Jaula de Oro' de ICE: Intentando reformar el sistema migratorio

La Jaula de Oro de ICE: Reformando el sistema migratorio en Estados Unidos (Parte 1)

La Jaula de Oro de ICE (1)

La Jaula de Oro de ICE (1)

Baño y televisión propios, gimnasio, cafeteria y canchas de fútbol son algunas de l...

Baño y televisión propios, gimnasio, cafeteria y canchas de fútbol son algunas de l...

Temp. Season 2012 | 07/22/12 | 04:26  | TV-G
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Los Angeles Los Angeles

La Jaula de Oro de ICE (1)

La Jaula de Oro de ICE (1)

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Baño y televisión propios, gimnasio, cafeteria y canchas de fútbol son algunas de las cosas que ofrece este nuevo centro de detención en Texas.
07/22/12 | 04:26 Disponible hasta 07/22/12
Univision

 

LOS ÁNGELES, California - Baño privado, biblioteca, cable con 23 canales, canchas de fútbol y basquetbol, gimnasio y hasta llamadas baratas a Latinoamérica. Estas son solo algunas de las comodidades disponibles en el nuevo modelo para centros de detención que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) quiere implementar en Estados Unidos.

A 60 millas al suroeste de San Antonio se encuentra el centro de detención de Karnes, Texas, el cual marca el inicio de un nuevo capítulo en la historia de custodia y deportación de inmigrantes por parte de ICE. Aquí se siente un ambiente distinto y eso es indudablemente por la manera cómo se manejan las cosas: no hay alambres de púas, no hay celdas sino cuartos, no hay ‘detenidos’ sino ‘residentes’ y los guardias no cargan armas de fuego.

“La apertura del centro de Karnes es el siguiente paso importante en el compromiso de ICE a largo plazo de reformar el sistema de detención”, escribió Felicia Escobar, asesora política de la Casa Blanca, en un comunicado. “Es el primer centro de detención civil construido desde cero y diseñado para mejorar las condiciones de reclusión y atender las necesidades de detención de ICE”.

Como parte de los cambios anunciados en agosto de 2009 por John Morton -- director de ICE, un rama del Departamento de Seguridad Nacional -- se elaboró un plan de reforma para los centros de detención de inmigrantes que apunta a satisfacer las necesidades particulares de ICE y de los inmigrantes privados de su libertad. Además, se creó la Oficina de Políticas de Detención y Planeamiento y la Oficina de Supervisión de Detención para asistir en los esfuerzos de cambio e investigar más eficientemente quejas de abusos.

Con un costo de $32 millones de dólares, este centro de detención de 29 acres y 608 camas (aunque tiene la capacidad de expandirse hasta 1,200) es -- de acuerdo Gary Mead, director ejecutivo de ICE -- “la evidencia más tangible” de los cambios fundamentales ocurriendo en el sistema migratorio de EEUU.

FOTOS: Un recorrido por el centro de ICE en Karnes, Texas

“Este centro de detención civil representa una innovación en la historia de detención migratoria”, dijo el director de ICE en un comunicado oficial. “Karnes y otros centros similares son una parte de una reforma al programa de detención de ICE que es sensible, sostenible y atenta a las necesidades únicas de individuos en nuestra custodia”.

El centro de detención de Karnes es el primero de tres instalaciones con características parecidas que el gobierno de Obama planea construir. Los otros dos estarán en el Sur de Florida y Chicago pero, a diferencia del que se inauguró en Texas, también albergarán a detenidos de mediana y alta seguridad.

“Nunca tuvimos la autoridad o la responsabilidad de castigar a la gente o corregir su comportamiento”, declaró Mead recientemente a NPR. “Nuestra autoridad es solamente para facilitar deportaciones. Así que debemos tratar a la gente muy diferentemente de la manera cómo nuestro sistema de prisiones estatales o del condado trataría a gente en su custodia”.

Y en verdad se les trata diferente a las personas en custodia. Entre algunas de las características únicas del centro de detención de Karnes están:

- Libertad para movilizarse por el centro sin supervisión contínua.

- Cambio en el léxico: no hay celdas sino cuartos, no hay ‘detenidos’ sino ‘residentes’, no hay ‘guardias’ sino ‘consejeros de residentes’.

- Áreas comunes con cable de hasta 23 canales.

- Área con computadoras y conexión a Internet.

- Área con arena para jugar voleibol.

- 117 teléfonos disponibles las 24 horas del día.

- Baño y televisión propios.

- Biblioteca.

- Cafetería.

- Cancha de fútbol.

- Canchas al aire libre y bajo techo de basquetbol.

- Cuartos especiales con equipo para videoconferencias para conectarse con jueces en San Antonio.

- Lavandería con secadoras y lavadoras dodne los ‘residentes’ se ocupan de su propia ropa.

- Llamadas a Latinoamérica por 15 centavos el minuto.

- Gimnasio.

- Microondas.

- Peluquería.

 

Vea la primera parte del reportaje: Dimos un recorrido por las instalaciones del centro de detención en Karnes y hablamos con representantes de ICE y con detenidos y sus familiares acerca de las diferencias entre este centro y otros.




“Jaula de Oro” pero igual una prisión

Puede parecer difícil que un sistema migratorio que solo deporta cada vez más gente -- 396,900 inmigrantes el año pasado, un record por tercer año consecutivo -- esté atravesando una reforma profunda en el sentido humanista. Sin embargo, eso es justamente lo que exponen los defensores de este centro de detención de ICE en Karnes, Texas, un modelo nuevo en el sistema de detención migratoria de EEUU que ha crecido de 7,500 camas en 1996 a más de 33,000 hoy. 

Nina Pruneda, vocera de ICE en Texas, le comentó a nuestro reportero Julio César Ortiz de Univision Los Ángeles que actualmente se está invirtiendo en la más alta tecnología para los centros de detención para hacer los procesos más eficientes y reducir costos a largo plazo. El promedio de detención de los aproximadamente 400 mil inmigrantes deportados cada año es entre 30 y 45 días.

Vea la segunda parte del reportaje: Los cambios implementados en Karnes van más allá de solo las comodidades. También ponen a disposición de los detenidos los recursos disponibles para que puedan construir y luchar sus casos de una mejor manera.

 

Pero no todos comparten la emoción de los funcionarios federales que presentaron el proyecto del centro de detención en Karnes. Por ejemplo, Lamar Smith -- congresista republicano que preside el Comité Judicial de la Casa de Representantes -- criticó que el gobierno actual “vaya más allá del sentido común para acomodar inmigrantes ilegales y los trata mejor que ciudadanos en custodia federal”.

Por otro lado, defensores de derechos humanos también se han mostrado reacios a apoyar este cambio de dirección en la detención y procesamiento de inmigrantes detenidos por ICE. Para Lisa Graybill, directora legal de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) en Texas, una de las principales fallas del nuevo modelo es que todavía se va a estar deteniendo a gente que no necesita estar detenida.

“Es una prisión”, le dijo Graybill a NPR. “Es una prisión limpia y bonita. Pero pide que se cuestione el por qué gastarían tanto dinero construyendo un centro como este cuando sabemos que hay otras alternativas que son menos caras”.

De acuerdo a Graybill, se debería considerar solo detener a las personas más peligrosas, incluyendo las que tienen un historial criminal, y dar localizadores electrónicos para los tobillos a los demás casos para asegurarse que cumplan con ir a sus audiencias en corte. Si bien el director ejecutivo de ICE dijo que el uso de localizadores electrónicos ha ido aumentando anualmente, agregó que los casos de las personas que se encuentran fuera de centros de detención son procesados más lentamente. 

Graybill además expresó su preocupación de que el Grupo GEO -- la segunda empresa más grande de prisiones privadas del país -- haya ganado el contrato para operar estas instalaciones porque, como toda compañía, su objetivo es generar ganancias. En años recientes, el Grupo GEO ha sido demandado varias veces por las condiciones de sus prisiones.

Pero dejando de lado las discusiones financieras o legales, está el aspecto más importante: el humano. Para los inmigrantes que están detenidos en Karnes, este centro puede ofrecer lo último en comodidades y recursos destinados a acelerar sus casos pero aún así “la jaula de oro” nunca deja de ser una prisión. 

“La familia siempre le hace falta a uno, los hijos y todo”, declaró Manuel Murillo, uno de los inmigrantes detenidos en Karnes, a Univision 34 - Los Ángeles. “A mi hija no la veo y tiene un año y medio ya”.

“Me esperan y necesitan de mi”, dijo Juan Carlos Pugo, otro de los detenidos. Tengo un hijo que ni a la escuela no quiere ir. Él piensa que ya no le quiero”.

Vea la tercera parte del reportaje: Hablamos con inmigrantes detenidos en Karnes que nos contaron como, a pesar de todas las ventajas de estar en ese centro de detención, es todavía insoportable estar bajo custodia de las autoridades y separados de sus familias.

Andrea Black, directora ejecutiva de Detention Watch Network, tampoco se mostró impresionada con esta nueva versión de centros de detención. 

“No importa que tan bien se vea, el hecho es que todavía están privando a la gente de sus libetades”, dijo Black a My San Antonio. “Todavía los estás manteniendo alejados de sus familias, los estás manteniendo a una hora o más de cualquier área urbana donde pueden conseguir servicios sociales de apoyo familiar”.

 

¿Quieres opinar? ¡Hazlo en los foros de Noticias!

 

Para estar al tanto de los reportajes de Julio César Ortiz, sígalo en su cuenta de Twitter (@JulioCOrtiz34)

Para ver más Series del 34, haga click aquí.

 

 

(Con información de The New York Times, NPR y My San Antonio)